Para conocer más

El ida y vuelta del intestino y el cerebro

El lema es el siguiente: Intestinos sanos, mente sana y viceversa. Al menos, eso es lo que revela la investigación médica de los últimos años.

La salud intestinal influye en nuestras emociones, en cómo pensamos, cómo nos sentimos e incluso cómo manejamos y nos recuperamos del estrés.

Nuestro intestino es ahora conocido como nuestro Segundo Cerebro, cuenta con su propio sistema nervioso, el SNE (sistema nervioso entérico), con más de 500 millones de neuronas.

Cerebro e Intestinos están conectados por lo que se conoce como el Eje Intestino-Cerebro (EIC), formado por:

  • 👉🏽La microbiota o flora intestinal
  • 👉🏽El sistema nervioso entérico (SNE)
  • 👉🏽El sistema nervioso autónomo
  • 👉🏽El sistema neuro-endócrino
  • 👉🏽El sistema neuroinmune
  • 👉🏽El sistema nervioso central.

Este complejo Eje Intestino Cerebro conforma un sistema de comunicación neurohumoral bidireccional. Esto quiere decir que las alteraciones de la flora intestinal inciden sobre el funcionamiento del cerebro y viceversa. Algunas manifestaciones comprobadas frente a un desequilibrio intestinal son:

  • 🔹️Confusión & distracción
  • 🔹️Niveles de energía
  • 🔹️Ansiedad
  • 🔹️Depresión
  • 🔹️Autismo
  • 🔹️Estrés
  • 🔹️Trastorno bipolar
  • 🔹️Conducta y dificultades de aprendizaje
  • 🔹️Enfermedad neurodegenerativa
  • 🔹️Encefalopatía hepática

Se estima que de los pacientes con trastornos mentales, solo un 50% mejora gracias a un tratamiento farmacológico. Por eso ahora se está empezando a hablar cada vez más de los psicobióticos, que son probióticos con beneficios demostrados para la salud mental.

Lo que sucede en el medio intestinal, así como las actividades de las bacterias que lo habitan, están influyendo en nosotros más de lo que imaginábamos.
Y vos… ¿Cómo estás cuidando tu microbiota?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *