Probióticos

¿Cuál es el mejor probiótico para mi?

Si nunca leiste nada sobre los probióticos o recién te estás metiendo en el tema, este posteo puede resultarte un poco por demás técnico. Pero creemos que es importante informarte, para que puedas evaluar qué es lo mejor para vos.


Primero que nada, el probiótico que compres debería cumplir 3 requisitos:
1️⃣Identificación microbiológica del organismo (x ej Lactobacillus Rhamnosus GG)
2️⃣El microorganismo identificado debe estar viable y en alto número (entre 100 millones y 50 billiones UFC aproximadamente)
3️⃣Debe poseer estudios clínicos de eficacia que demuestren su beneficio para la salud.

Existen muchísimas opciones de cepas probióticas y se identifican con su género (x ej Lactobacillus), especie (x ej Rhamnosus) y un código alfanumérico (x ej GG). Algunos suplementos probióticos combinan varias cepas. A la hora de elegir un probiótico siempre te conviene averiguar que estudio de eficacia en humanos tiene. Las más estudiadas son las siguientes:

  • Lactobacillus Rhamnosus GG
  • Bifidobacterium Animalis subsp. lactis BB12
  • Lactobacillus Acidophilus LA5
  • Lactobacillus Acidophilus NCFM
  • Bifidobacterium Lactis HN019
  • Lactobacillus Reuteri 17938
  • Lactobacillus Plantarum 299v
  • Lactobacillus Plantarum CECT7315 y CECT7316

En argentina es muy difícil conseguir estas cepas probióticas. Pero en todo caso, la recomendación es que antes de comprar un probiótico chequees en sitios como ISAPP y PubMed  para ver qué publicaciones tiene la cepa que estás por consumir. Podés incluir en nombre de la cepa en el buscador y listo ej: «Lactobacillus Acidophilus LA5».  Si encontrás publicaciones allí, eso te garantizará el respaldo científico que necesitás.

Además es muy importante que provea una dosis efectiva. Cuando nos referimos a microorganismos, más no siempre es mejor. Los estudios que respaldan al producto determinan cual es la dosis efectiva. Por lo general las dosis van de 100 milliones a 50 billones de UFC (Unidades formadoras de colonias).

También fijate que provea el beneficio que buscás. Diferentes cepas probióticas tienen diferentes beneficios, que van desde mejoras en la función intestinal, hasta refuerzos para el sistema inmune, defensas contra la gripe o prevención contra reacciones alérgicas, dermatitis, el eccema, el acné (por dar algunos ejemplos).

Y por último, que sea seguro para vos. Chequeá siempre la etiqueta antes de consumirlos. Embarazadas, niños, personas inmunodeprimidas o con SII deberían consultar con un profesional de la salud antes de consumir probióticos.

Cualquier inquietud que tengan no duden en comentar esta publicación y estaremos felices de responderles!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *